Código Civil García Solano Abogados

La responsabilidad que tiene un empresario toma una gran importancia en la actualidad, debido a que de forma derivada de su actividad, éste se encuentra en riesgo de causar daños materiales, económicos o incluso, humanos. Por eso, la responsabilidad civil en el ámbito de la empresa es un tema muy importante a examinar.

La responsabilidad civil es la obligación que recae sobre una persona de reparar el daño causado a otra, sea en naturaleza o bien por un equivalente monetario, habitualmente mendiante el pago de una indemnización. Concretamente, en virtud de los artículos siguientes del Código Civil y del 120 del Código Penal, el empresario debe responder de los «daños causados por sus empleados, siempre que se produjeran en el desempeño de sus funciones».

De acuerdo con el art. 1903 IV C.c., el empresario (tanto social como individual) responde en vía civil de de los daños causados por sus dependientes y empleados. Esta responsabilidad del empresario se basa en su culpa in eligiendo o in vigilando (es decir, al seleccionar o vigilar al empleado).

Además, la responsabilidad del empresario puede ser directa o subsidiaria. Por ejemplo, según el el artículo 1903.4 del Código Civil denomina que ésta es directa, ya que no es necesario demandar previamente al dependiente causante del daño ya que es posible demandar directamente al empresario. Así, es posible demandar a los dos conjuntamente y también directamente al empresario, que es directo y solidario.

En el caso del Código Penal esta responsabilidad es subsidiaria ya que sólo en defecto de responsabilidad criminal del dependiente es posible obtener la indemnización del empresario.

¿Con qué responde el empresario? 

Un empresario tanto individual como social se equipara en términos legislativos, como cualquier otro deudor, por lo que pagará sus deudas con todos sus bienes presentes y futuros (art. 1911 del Código Civil). El empresario individual no sólo responde con los bienes de su empresa, sino también con otro tipo de bienes personales.

En la práctica, las sociedades de responsabilidad limitada ha llevado a la práctica desaparición del empresasio individual (a no ser en caso de microempresas), ya que la normativa fiscal es mucho más favorable hacia los empresarios sociales que hacia los individuales.

Imagen: Gidget Climance | Flickr

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

© 2015 GARCÍA SOLANO ABOGADOS | Todos los derechos reservados | Aviso legal y política de privacidad

Diseño y desarrollo:  Fairhall Solutions